Conferencia para la Semana de Educación Superior, Investigación y Desarrollo en Haití

Por Evens Emmanuel




Como parte de la Semana de Educación Superior, Investigación y Desarrollo en Haití, el comité organizador me honró como uno de sus invitados. También me eligió para informar sobre el estado de la investigación en Haití, en esta sesión especial llamada "Secuencia de Educación Superior-Investigación y Desarrollo-Sector Privado en Haití".


En primer lugar, quisiera agradecer a cada una de las instituciones que tuvieron la ingeniosa idea de pensar en la realización de este evento científico. Felicito a los miembros del Comité Organizador por todo el trabajo invisible que requiere la preparación de un evento de este tipo.


La naturaleza sin precedentes de este evento me impulsa a hacer dos preguntas: (i) ¿Por qué la semana y no una semana? (ii) ¿Por qué una secuencia de educación superior, investigación y desarrollo-sector privado en Haití?


Primer elemento de reflexión: los grandes paradigmas, avanza Thomas Khun, siempre surgen en períodos de grandes crisis sociales. En las difíciles y tumultuosas condiciones sociopolíticas que ha conocido Haití desde hace varias décadas, el artículo definitivo "LA" expresa, sujeto a confirmación por actos futuros, la decisión del Estado haitiano, miembro organizador de la semana, de introducir la Educación Superior y la Investigación (ESI) en las políticas públicas de Haití. Parece que las autoridades públicas haitianas finalmente han entendido que la ESI, las ciencias y la participación activa del sector privado, mediante el establecimiento de un sistema nacional de competitividad, solo pueden llevar al país a la innovación, a mejores ingresos, a la creación de empleo y riqueza para elevar el nivel de vida de la población. Esta decisión también elimina cualquier carácter accidental o efímero que pudiera atribuirse a dicha actividad.


Segundo elemento de reflexión: el diccionario francés Larousse define "SECUENCIA" como una serie ordenada de operaciones, fases, elementos, etc. Por lo tanto, la reunión de esta noche es la primera de una larga serie entre las más altas autoridades educativas, el sector empresarial privado y el mundo académico sobre las opciones a tomar para apoyar a Haití en su desarrollo.


Sobre la base de estos dos elementos de reflexión, doy la bienvenida a esta primera edición de la Semana de la Educación Superior, la Investigación y el Desarrollo en Haití. En mi opinión, esto se traduce como: "EL ACTO DE INSCRIBIR A ESTE PAÍS EN LA MODERNIDAD". Espero que esta iniciativa histórica se convierta en la principal reunión nacional sobre la evaluación de la producción anual de conocimiento científico, su difusión y la mejora del conocimiento en Haití.


Desde el advenimiento de la razón, como método de pensar y actuar, en el siglo V a.C., la ciencia y la tecnología no han tenido una importancia tan considerable como la que han conocido desde la segunda mitad del siglo XX. Como subraya Alain Gilles, el mundo contemporáneo se caracteriza por el papel cada vez más importante del conocimiento científico en el campo de la producción.


Los modelos recientes de desarrollo socioeconómico, elaborados por los países industrializados, que menciona Francisco Ayala en el informe de ciencia de la UNESCO de 1996, destacan el estrecho vínculo que existe entre ciencia, tecnología y desarrollo económico. Así, Clinton y Gore, por ejemplo, pudieron decir: “La tecnología, el motor del crecimiento económico, crea empleos, construye nuevas industrias y mejora nuestro nivel de vida. La ciencia es el combustible que impulsa el motor de la tecnología”. El dominio del conocimiento científico y de las tecnologías, escribió Creutzer Mathurin del MENJS en 1998, es hoy tan decisivo en el desarrollo de una sociedad que si permitimos que continúe la situación actual, estamos comprometiendo el futuro de la sociedad haitiana, ya bastante alejada del presente.


La República de Haití acaba de desaprovechar, debido a las diversas crisis sociopolíticas que periódicamente la sacuden, el tiempo que tardan varios países emergentes en instalarse en la modernidad. Los países, nos dice Samuel Pierre, han tardado al menos 60 años en prepararse para estos cambios. China es un ejemplo. Según el Fondo Nacional Suizo, la investigación básica en China es financiada principalmente por el gobierno, y el sector privado trabaja con universidades en proyectos de investigación aplicada a corto plazo. Según un informe de la OCDE de 2014, China duplicó su gasto en Investigación y Desarrollo entre 2009 y 2012, y podría superar a Estados Unidos en 2019. Al recibir recientemente los premios Nobel franceses, el presidente Hollande anunció la decisión del Estado francés de aumentar sustancialmente el presupuesto de investigación.


¿Quién financia la investigación en Haití? ¿Y por qué financiar la investigación?


El financiamiento a nivel nacional para la investigación tiene cuatro objetivos principales: (i) primero, promueve la producción de nuevos conocimientos. Esta (ii) deberá ser difundida y publicada posterior al recibir la opinión favorable de pares. (iii) Este conocimiento, una vez validado por pares, debe ser explotado por el sector público o privado para producir riqueza nacional. Sin la producción de nuevos conocimientos, no es posible el desarrollo. (iv) La financiación de la investigación científica equivale a la financiación del desarrollo, en su sentido más amplio.


No todo poder, nos dice el profesor Berroux, es un factor de desarrollo. Por el contrario, en algunos países están surgiendo estructuras que se oponen al desarrollo. Entre 1957 y la actualidad, Haití parece ser uno de esos países que está empantanado en un espiral regresivo de su economía. Sin embargo, debemos mencionar la excelente iniciativa que fue lanzada durante los años académicos 1997-1998 y 1998-1999 por el Ministerio de Educación Nacional, Juventud y Deportes (MENJS), a través del “PROGRAMA DE APOYO A LA INVESTIGACIÓN”. Desafortunadamente, por falta de un espíritu de continuidad, este ha desaparecido durante años.


Algunos beneficiarios de este programa, actualmente docentes-investigadores en universidades haitianas, apoyaron a GRAHN, UniQ, ESIH, UEH, ISTEAH y Les Editions Pédagogie Nouvelle para proceder el 8 de enero de 2016 con la creación de la Academia Haitiana de Ciencias.


Después del doloroso terremoto del 12 de enero de 2010, dos universidades haitianas tuvieron la gran responsabilidad de aunar sus escasos recursos para proporcionar al país una escuela doctoral. Se trata de la Universidad Estatal de Haití (UEH) y la Universidad Quisqueya (uniQ) que firmaron el 8 de diciembre de 2011, en presencia de la Agence universitaire de la Francophonie (AUF) y de la Embajada de Francia en Haití, un acuerdo que dio origen al Colegio de Doctorado de Haití (CDH). Permítanme, señoras y señores, rendir homenaje y agradecer al profesor Jean Vernet Henry, ex rector de la UEH, y al profesor Jacky Lumarque, rector de la uniQ.


Según los estatutos, "el CDH aglutina los programas de doctorado y las escuelas de doctorado de las universidades de referencia, así como las escuelas, laboratorios, unidades y equipos de investigación de doctorado pertenecientes a las instituciones de educación superior haitianas integrantes de CORPUHA y AUF que compiten en la formación de médicos en la campos seleccionados por el Consejo de Administración a propuesta del Consejo Científico" .


Según el informe de la primera evaluación internacional del CDH, los evaluadores destacaron cuatro puntos fuertes de este colegio:

  • La cultura de la evaluación: El CDH, a través de las universidades haitianas que son miembros de AUF, introduce muchos elementos innovadores en el panorama universitario haitiano. Marca el comienzo de una nueva era en la investigación universitaria local, la de la revisión periódica por pares, que es uno de los elementos esenciales en el funcionamiento de cualquier sistema de educación superior.

  • El crecimiento de la legitimidad: A principios de febrero de 2015, el CDH pasó de tener 2 a tener 7 miembros: (i) 3 escuelas de doctorado - Escuela de Doctorado en Informática y Telecomunicaciones de la ESIH; Escuela de doctorado UEH en SHS; Escuela de Doctorado UniQ "Sociedad y Medio Ambiente"; (ii) y 4 equipos de investigación: CREGED de UniQ, LADIREP de UEH, LAQUE de UniQ y SITERE de ESIH.

  • Internacionalización: Con estos avances, el CDH está enviando señales claras y visibles en el campo de la investigación universitaria a nivel nacional. En efecto, las universidades haitianas, a nivel de sus unidades de investigación y / o laboratorios, deben ahora ser parte de una dinámica internacional, mediante la implementación de proyectos y / o programas de investigación sobre temas nacionales que se están afianzando y, con el tiempo, con el intercambio de resultados a través de publicaciones en revistas internacionales.

  • Fomento de la adopción de estándares regulatorios para el sector de la educación superior y la investigación. En el contexto haitiano marcado por la ausencia de estándares y regulación de la educación superior e investigación, el CDH sirve como marco de referencia y garantía de calidad para sus miembros en cuanto a trabajo de doctorado, docencia a nivel de 3er ciclo, etiquetado o acreditación de laboratorios de investigación y acreditación de profesores-investigadores con doctorado.

Considero deseable que la AUF, único patrocinador del CDH, mantenga y renueve su apoyo financiero a esta iniciativa, pero con mecanismos susceptibles de orientar la gestión del proyecto hacia la búsqueda de otras fuentes de financiación destinadas a ser sostenibles a lo largo del tiempo.


Permítanme terminar mi intervención con las conclusiones de una entrevista concedida al diario "Le Nouvelliste" como parte de la primera edición de esta SEMANA: "Espero que las más altas autoridades financieras del país, el sector empresarial privado y los donantes internacionales, se interesen por los objetivos de este proyecto. En efecto, el logro de estos objetivos permitirá al país, y más particularmente al sistema universitario haitiano, dotarse de: (i) varios profesores-investigadores reconocidos internacionalmente, (ii) varios graduados de maestría y nuevos doctores, capaces de apoyar al país en su desarrollo y la implementación de los ODS".